¿Cuándo una persona está en situación de dependencia?

La dependencia es un estado permanente en que se encuentran las personas que, por razones diversas, requieren la ayuda o atención de otras personas para llevar a cabo las actividades básicas de la vida.

En la dependencia física la incapacidad en la vida diaria, en la que no es posible llevar una vida autónoma, se da durante un período mínimo de tiempo determinado y se necesita ayuda y/o supervisión de forma constante.

Las personas que padecen dependencia psíquica o discapacidad intelectual son aquellas personas incapaces de garantizar su propia salud e incluso su seguridad y la de terceros.

La pérdida o deterioro de su capacidad intelectual, al igual que la dependencia física, requiere de supervisión constante, en mayor o menor medida, y ello da origen a la asignación de grados de dependencia (ver en el glosario).

Para entender ambos conceptos, deben definirse las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD), que son las tareas más básicas que nos permiten un mínimo de autonomía e independencia para desenvolvernos en nuestro medio y sociedad.

Estas tareas incluyen actos tan básicos como:

  • Cuidado personal
  • Movilidad Esencial
  • Reconocimiento de personas y objetos
  • Orientación
  • Poder desarrollar actividades domésticas
  • Entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas

También puedes leer:  Coberturas básicas del seguro de asistencia sanitaria

9 comentarios en «¿Cuándo una persona está en situación de dependencia?»

    • ¡Cada uno tiene su opinión! La dependencia puede ser objetiva en ciertos contextos. ¡No todo es subjetivo! A veces es importante reconocer patrones y generalizar. ¡El debate enriquece! ¡Sigamos discutiendo!

      Responder
    • ¿Y quién decide qué tipo de dependencia es más válida? Quizás deberíamos reflexionar sobre la diversidad de situaciones que pueden llevar a la dependencia, más allá de la edad o la salud. El debate va mucho más allá de una simple clasificación. ¡Interesante punto de vista!

      Responder
    • Puede que sea difícil de aceptar, pero la dependencia emocional o económica también es importante y merece ser analizada. No podemos limitarnos a ver solo el aspecto físico de la dependencia. Todos los tipos de dependencia tienen implicaciones significativas en nuestras vidas.

      Responder

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad