Diferencias entre seguro de enfermedad y seguro de asistencia sanitaria


Mucha gente que no está acostumbrada al sector asegurador confunde algunos de los términos más habituales de los seguros de personas, como puede ser seguro médico, seguro de salud, seguro de vida, seguro de enfermedad, seguro de asistencia o seguro de accidentes. Si a esto se le suma la amplia variedad de coberturas y productos comerciales desarrollados y ofrecidos por las compañías aseguradoras, entonces se hace imposible distinguir algunas de las diferencias elementales y se obvian ciertas cosas de cara a las decisiones que pueda adoptar un cliente o futuro asegurado a la hora de subscribir una póliza.

Para empezar, todos son seguros de personas pero ninguno de los citados es igual ni tiene las mismas características. Lo primero es diferenciar el ramo VIDA de los demás. En este ramo se incluyen los seguros de vida y otros productos financieros que, aunque estén basados en riesgos sobre las personas no se les considera dentro del concepto “seguro médico”. Por tanto, los seguros de asistencia sanitaria, accidentes y enfermedad pertenecen al ramo NO VIDA.

En este último ramo, consideramos los seguros de accidentes para otra entrada puesto que conforman otra modalidad de seguro, y su vez englobamos a los seguros de salud aquellos que cubren la enfermedad y prestan asistencia sanitaria y reembolso de gastos.

Cómo se define el término “Enfermedad” para el sector asegurador

La enfermedad en el sector asegurador se considera como una alteración del estado de salud por una alteración patológica y que viene dada independientemente de la voluntad del asegurado, siendo a su vez comprobada por un médico que pueda verificar su existencia . A primera vista, esta definición tan básica ya nos proporciona exclusiones dentro de este tipo de seguro.

Así como la asistencia sanitaria se limita a la prestación de servicios, la enfermedad se asocia a una pérdida o disminución de los ingresos de la persona, puesto que se considera que el asegurado no podrá realizar sus ocupaciones habituales. Atender al enfermo, según el caso, supondrá además un coste extra.

Por este motivo, las aseguradoras consideran la enfermedad como un gasto (disminución de ingresos y costes médicos o de atención) y el seguro de enfermedad se limita a indemnizar económicamente sin que exista una relación directa con el coste de la enfermedad. En cambio, el seguro de asistencia sanitaria no indemniza (salvo el seguro o la cobertura de Reembolso de Gastos, aunque el valor económico sí que tiene relación con la enfermedad). ¿Y en accidentes, qué ocurre? Se considera enfermedad aquella que derive como consecuencia de un accidente que se produzca durante la vigencia del contrato.

Deja tu respuesta