Legalidad sobre la prestación al beneficiario de una póliza de vida


Cuando el tomador designa en un seguro de vida al beneficiario deben tenerse varios aspectos en cuenta, puesto que la Ley del Contrato de Seguro (LCS) atribuye ciertos derechos sobre la persona que recibirá la prestación en forma de capital o renta por parte de la aseguradora. Los artículos más destacados de la presente ley son:

Artículo 88 de la LCS

La prestación del asegurador deberá ser entregada al beneficiario, en cumplimiento del contrato, aun contra las reclamaciones de los herederos legítimos y acreedores de cualquier clase del tomador del seguro. Unos y otros podrán, sin embargo, exigir al beneficiario el reembolso del importe de las primas abonadas por el contratante en fraude de sus derechos. Cuando el tomador del seguro sea declarado en concurso o quiebra, los órganos de representación de los acreedores podrán exigir al asegurador la reducción del seguro.

Artículo 89 de la LCS

En caso de reticencia o inexactitud en las declaraciones del tomador, que influyan en la estimación del riesgo, se estará a lo establecido en las disposiciones generales de esta ley. Sin embargo, el asegurador no podrá impugnar el contrato una vez transcurrido el plazo de un año, a contar desde la fecha de su conclusión, a no ser que las partes hayan fijado un término más breve en la póliza y, en todo caso, salvo que el tomador del seguro haya actuado con dolo.

Se exceptúa de esta norma la declaración inexacta relativa a la edad del asegurado, que se regula en el artículo 90.

Artículo 90 de la LCS

En el supuesto de indicación inexacta de la edad del asegurado, el asegurador sólo podrá impugnar el contrato si la verdadera edad del asegurado en el momento de la entrada en vigor del contrato excede de los límites de admisión establecidos por aquél.

En otro caso, si como consecuencia de una declaración inexacta de la edad, la prima pagada es inferior a la que correspondería pagar, la prestación del asegurador se reducirá en proporción a la prima percibida. Si, por el contrario, la prima pagada es superior a la que debería haberse abonado, el asegurador está obligado a restituir el exceso de las primas percibidas sin intereses.

Artículo 91 de la LCS

En el seguro para caso de muerte el asegurador sólo se libera de su obligación si el fallecimiento del asegurado tiene lugar por alguna de las circunstancias expresamente excluidas de las pólizas.

Artículo 92 de la LCS

La muerte del asegurado, causada dolosamente por el beneficiario, privará a éste del derecho a la prestación establecida en el contrato, y ésta quedará integrada en el patrimonio del tomador.

Artículo 93 de la LCS

Salvo pacto en contrario, el riesgo de suicidio del asegurado quedará cubierto a partir del transcurso de 1 año tras el momento del inicio del contrato. A estos efectos se entiende por suicidio la muerte causada consciente y voluntariamente por el propio asegurado.

Con referencia al último artículo, debe tenerse en cuenta que el riesgo de suicidio está totalmente excluido en los seguros de accidentes y enfermedad, así como cualquiera de éstos que constituyan un seguro complementario.

5 Comentarios

  1. marceli
    • Rubén Vallejo
      miseguro
  2. Marceli
    • Marceli
    • Rubén Vallejo
      miseguro

Deja tu respuesta