¿Qué es un seguro de rentas?


Un seguro de rentas es un seguro de vida (para caso de vida) en el que el asegurador se compromete a pagar una renta convenida si el asegurado vive en una fecha determinada, o bien, a partir de una fecha convenida.

Con una renta lo que se pretende es liquidar cierto patrimonio que ha sido constituido con antelación. Por eso, un seguro de rentas tiene como misión asegurar un importe para aquellos casos en que el asegurado viva un tiempo superior comparado con el tiempo de vida que puede generar ingresos. Este tiempo, por ejemplo, puede ser cuando deje de trabajar, que aunque la persona obtiene ingresos por su jubilación, no genera la cantidad que debería para llevar a cabo su actividad diaria familiar, o bien, no alcanza la calidad de vida deseada.

Mientras en los seguros para caso de muerte de carácter temporal, el seguro nos protegía ante una posible falta de ingresos en el caso de fallecer prematuramente, en el seguro de rentas se asegura un capital que rentabiliza antes de fallecer.

Tipos de Seguro de Renta (vida-ahorro)

La renta se puede percibir al finalizar un plazo estipulado en la póliza, y será pagadera mientras éste viva. El pago puede ser mensual, trimestral, semestral o anual. A este tipo de seguro se le denomina Seguro de Renta Diferida.

¿Qué pasa si el asegurado fallece mientras se constituye la renta? Antes de formalizar el contrato, tiene la posibilidad de escoger entre varias modalidades de seguro, entre los que se encuentra el reembolso de primas pagadas al tomador. Si esto se elige, entonces al fallecer el asegurado, las primas se reembolsan al tomador del seguro si es una persona diferente. Si asegurado y tomador son la misma persona, entonces la cantidad percibida pasarán a ser patrimonio del tomador.

Existe otra modalidad denominada Seguro de Renta Vitalicia inmediata, en el que se formaliza un seguro de vida pagando una prima única se puede comenzar a percibir la renta como haya estipulado la aseguradora con el tomador. Es decir, el asegurador pagará una renta mensual, trimestral, semestral o anual a el asegurado o asegurados (pueden ser varias personas) hasta la fecha de su muerte. Cuando fallece el asegurado o los asegurados, cesa la obligación de pagar la renta por parte de la entidad aseguradora.

Recomendaciones sobre inversión y jubilación

Basándonos en lo anterior, también existe el Seguro de Renta Vitalicia temporal que suele asociarse a las prejubilaciones. Son productos de empresa que garantizan al beneficiario, en este caso el trabajador, la percepción de una renta cuyo importe sumado a la prestación pública de la Seguridad Social es capaz de igualar o aproximarse a su salario según el acuerdo pactado. Este seguro suele tener una duración más corta que los anteriores pues finaliza normalmente cuando se hace efectiva la jubilación del beneficiario.

Este tipo de seguros son los más recomendados para la jubilación, pues lo contratan personas que tienen la necesidad de constituir una renta y percibirlas mediante entregas periódicas. Representan una alternativa real al banco, pues su dinero en este caso sí que está garantizado.  No es un producto para ahorradores inversores ni aquellos que deseen asumir riesgos. El perfil del tomador es un perfil conservador.

Los seguros de renta vitalicia inmediata, en cambio, son más aconsejables para personas de mediana edad que dispongan de un capital y deseen una colocación del mismo que garantice total seguridad, siendo una renta de fácil cobro y sin pérdidas de rendimiento. El capital que vaya constituyéndose no mermará ni tendrá pérdidas.

Deja tu respuesta