Seguro de Ocupantes de Vehículos


El seguro de ocupantes de vehículos es un seguro de accidentes que suele incluirse en el condicionado de las pólizas de automóviles en lo que respecta a la parte voluntaria del seguro. Este contrato hace referencia a los ocupantes de un determinado vehículo que ya ha sido declarado en la póliza. El objetivo es garantizar a los ocupantes transportados contra el riesgo de accidentes corporales que puedan sufrir bajo determinadas condiciones, ya que sino estaríamos hablando de la responsabilidad civil obligatoria para autos. La garantía es para los casos de muerte e invalidez permanente, con prestación sanitaria. Esta garantía ofrece:

  • Cobertura para los ocupantes cuando ocurra un accidente y éstos sean transportados, o estén subiendo o bajando del vehículo.
  • Cobertura para los ocupantes que sufran accidentes cuando estén realizando manipulaciones o reparaciones del automóvil siempre durante el transcurso del viaje.
  • Cobertura para el CONDUCTOR legalmente habilitado para conducir y guiar el vehículo descrito en la póliza

Si bien, esta última cobertura es esencial para el conductor puesto que los seguros de Responsabilidad Civil excluyen esta figura de su condicionado. Los ocupantes mayores de 70-75 años y los menores de 14 años estarán limitados en cuanto a la indemnización ya que percibirán solamente un porcentaje del capital asegurado, y siempre en concepto de gastos de sepelio (el entierro y sus trámites se cifran alrededor de 2000 hasta 5000 euros, aunque puede variar de una entidad a otra, así como de las características de los servicios). Otra de las exclusiones de este seguro es que NO cubre la invalidez temporal, por lo que aquellas lesiones corporales que incapaciten durante un determinado período de tiempo no tendrán consideración para recibir la prestación del seguro de ocupantes, aunque ello no impide que otros seguros puedan actuar.

¿Qué pasa si al ocurrir un accidente hay más personas que las declaradas en la póliza?

La aseguradora, si no se actuó de mala fe, limitará la prestación en proporción al número de plazas del vehículo. Es decir, si en un vehículo para 5 personas viajan 7,  la indemnización a percibir será el resultado de multiplicar el capital que corresponde por la 0,71 (que es 5 dividido entre 7). Hay que recordar que, a pesar de que los capitales son parecidos a los del seguro de accidente, las primas que se pagan son inferiores ya que el riesgo en sí está sujeto al acto de la circulación de un vehículo. En cambio, el seguro de accidente se aplica a cualquier tipo de acción y lugar.

Deja tu respuesta