Seguro de Rodaje Cinematográfico


El seguro de cinematografía o seguro de rodaje cinematográfico se considera un seguro multirriesgo, donde además de cubrirse los daños sobre las cosas y la responsabilidad civil (RC de promotor, productor y almacenista), también cubre daños sobre las personas, pero con exclusiones.

Esta cobertura básica comprende la enfermedad o accidentes corporales que causen muerte e incapacidad en las personas o artistas, y que ello conlleve a la interrupción parcial o total de la filmación.
El seguro de cinematografía también le cubre al promotor del filme aquellos perjuicios que son consecuencia de un accidente, enfermedad o incluso la muerte de un actor o actriz.

¿Qué se asegura en el seguro de rodaje? Coberturas del seguro de cine

Además de la cobertura de accidentes y enfermedad de artistas o personas que puedan interrumpir el proceso de filmación, se aseguran también aquellos daños sobre las cosas que son consecuencia de un incendio, una explosión, un robo o una avería de maquinaria, y entre los que se incluyen:

Estudio de Cine

  • Daños materiales que se produzcan en estudios y laboratorios.
  • Daños materiales en los aparatos que proyecten películas o se utilicen para la producción.
  • Daños materiales en el negativo o las copias positivadas.
  • Daños materiales durante la impresión, viraje o revelado de las copias.
  • Daños materiales ocasionados en el transporte de las filmaciones, o bien, en los aparatos destinados a la producción o proyección cinematográfica.

¿Cuáles son la exclusiones del seguro cinematográfico?

En cuanto a las exclusiones, el seguro de cinematografía NO cubre:

  • Afonía y pérdida de voz de actores, actrices o cantantes.
  • Accidentes que tengan lugar con aparatos o acciones no estipuladas en el contrato.
  • Enfermedad en personas mayores de 60 años o menores de 15 años.
  • Enfermedades de la vista que causen las luces artificiales durante la filmación.
  • Imposibilidad física e inactividad por embarazo.
  • Los daños que sufran planos o bocetos que tengan que ver con la filmación o el proceso productivo
  • Las pérdidas indirectas que ocasione el siniestro (debe considerarse un seguro de lucro cesante para este caso)
  • Los daños que ocasione cualquier manipulación del negativo (si que cubre las producidas por incendio o explosión tal y como se ha visto anteriormente)
  • Los daños que se sufran fuera de los locales que fueron establecidos o designados previamente en la póliza (si el rodaje se realiza en varios lugares, se debe realizar un pacto expreso con la aseguradora o que ésta permite la existencia cláusulas para otras ubicaciones o estudios).
  • El deterioro o desgaste normal y natural de los negativos o copias positivas.
  • Deterioro o manchas consecuencia de la interacción del negativo o copia positiva con líquidos, gases o incluso ácidos.
  • Actos desleales contra la filmación o el equipo o sabotaje.
  • Daños que sufra el velado de la película o el máster digital a no ser que sean consecuencia de un accidente que ha sufrido el aparato de impresión.
  • Los derechos de autor.
  • Sanciones por retraso en la entrega u otros trabajos afines a la cinematografía sea el motivo que sea.

Deja tu respuesta