Seguro de responsabilidad civil de productos en ámbito empresarial


A la hora de asegurar un negocio bajo un seguro multirriesgo, es normal encontrarse en la condiciones particulares de muchas pólizas un listado de responsabilidades civiles más allá de la general o la propia de explotación.

Entre las coberturas que más selección genera por parte de las aseguradoras encontramos la responsabilidad civil de productos o RC de Productos ya que se deben estudiar los riesgos al detalle antes de subscribir el contrato y que éste se haga efectivo. También, cabe decir, que puede contratarse como un seguro propio aunque no es algo habitual ya que suele ser un requisito indispensable que estén ambas pólizas juntas, la de responsabilidad civil empresarial y la de productos.

juguetes lego

Esta garantía tiene como objeto cubrir al asegurado de aquellas consecuencias económicas que pueda causarle la imputación de responsabilidad civil a causa de daños materiales, corporales o perjuicios de terceras personas, simplemente por el uso, la tenencia o incluso el mero hecho de la existencia de productos que hayan sido comercializados o se encuentren en circulación en el mercado, ya sea a través de la propia empresa asegurada, o bien, mediante terceros.

Con esta última línea, nos damos cuenta que la responsabilidad afectará a todas aquellas empresas involucradas en las fases o ciclo de un producto y que van desde su fabricación o elaboración, incuyendo intermediarios o outsorcing, hasta la propia comercialización del producto o bien destinado a ser comercializado.

Es decir, no importa si la empresa declina la fabricación a otra empresa, o alguna fase de elaboración, o incluso subcontrata a otra para su distribución; al final, cada empresa será responsable de los perjuicios o daños causados a terceros.

Esto se aplica a todo tipo de productos, ya puede ser un avión tipo Boing, un coche, un medicamento biosimilar, un juguete de plástico o un sobre de azúcar.

¿Por qué es tan importante cubrir el riesgo de un producto?

Debe quedar clara una cosa: el mismo producto puede causar múltiples daños a diferentes personas, en diferentes lugares y en diferente tiempo. El riesgo es considerable si tenemos en cuenta que si un producto puede causar ese daño, es probable que la empresa emita varios lotes de producto, amplificando aún más los posibles daños o perjuicios.

A todo esto, le sumamos la internacionalización de los productos y la probabilidad de que el responsable se encuentre en una situación poco favorecedora ante un siniestro ya que tendrá que lidiar con distintas legislaciones.

Otro de los inconvenientes principales por los que grandes industrias o pymes se decantan por esta RC de productos es la dilatación en el tiempo que puede llegar a ocasionar el perjuicio de un producto. Primero, porque las personas no consumen o prueban un producto a la vez o existe una demanda desigual de un bien en los diferentes países.

Y segundo, porque frenar o cancelar la cadena de distribución puede demorarse haciendo que en ese lapso de tiempo (que van de horas hasta semanas o meses) aumenten los casos de personas perjudicadas o daños a terceros.

Subgarantías de la RC de Productos

A pesar de que la RC de Productos suele combinarse con la RC Empresarial o de Explotación, puede conformar un seguro por sí misma y mediante el cuál puede extenderse con la contratación de dos subgarantías principales que deben conocerse, ya que son las más habituales. Debemos tener en cuenta que para contratarlas, hay que contratar previamente la garantía de RC de Productos.

Subgarantía de Unión y Mezcla

En muchas ocasiones, existe la posibilidad de que el producto fabricado no coincida con el comercializado por tratarse de la unión o combinación de varios materiales. De todas formas, la responsabilidad recaerá sobre el producto final. Este producto final puede ser de la propia empresa, o bien, de otro negocio o industria del mismo o diferente sector.

Debemos pensar que una vez le haya sido reclamada las responsabilidad por daños a terceros, la empresa pueda detectar que el daño fue provocado por un material, bien o producto de otra empresa, por lo que reclamará a su vez a ésta.

Por tanto, mediante la cobertura de unión y mezcla quedarán amparados aquellos daños que sean consecuencia de la unión y mezcla de un producto defectuoso con otro u otros productos para obtener un producto final. Los daños de los productos a los que se hayan incorporado al producto fabricado por el asegurado quedarán cubiertos.

En la práctica, los casos en los que esta subgarantía cubre los daños son:

  • Defecto o daño en el producto final por culpa de un defecto del producto suministrado (Ejemplo: motor de un coche, placa base de un ordenador, excipiente de un fármaco, etc…)
  • Daño o defecto en el producto final elaborado (Ejemplo: rueda defectuosa, envases de comida defectuosos o contaminados, etc…)
  • Sustitución del producto final cuando no sea posible la separación, la reparación o la desintegración del producto mezclado

Esta subgarantía también cubrirá aquella reparación o incluso desintegración del producto mezclado que comporte un grave deterioro del producto final.

Subgarantía de Retirada de Productos

La subgarantía de retirada de productos proporciona cobertura para aquellos productos que son objeto de cobertura de la RC de Producto y que hayan generado daños a terceros.

También puede activarse la retirada de producto si se demuestra que son un riesgo potencial para la seguridad y salud de las personas, sin tener que haber causado ningún daño todavía.

¿Cuáles son las exclusiones de la RC de Productos?

Como en todos los seguros, existe una lista de exclusiones que afecta a la cobertura y que más o menos cada asegurador mantiene en común, aunque pueden existir divergencias en las pólizas comerciales. Las exclusiones más frecuentes y que se suelen encontrar de forma habitual en el contrato de seguro de RC de Productos son:

  • Si el producto no sirve para lo que se fabricó quedará excluido de la garantía, a excepción de los daños corporales que cause dicho producto a personas.
  • Si el producto causa un daño al haber sido incorporado o mezclado a otro producto quedará excluido de la garantía. Para evitar esto, se debería contratar la subgarantía de Unión y Mezcla.
  • Los gastos de retirada de producto quedan excluídos. Para evitar esto, y poder sufragar los gastos que puede suponer una retirada o revisión del producto, hay que contratar la subgarantía de Retirada de Producto.
  • Cualquier exclusión que aparezca en las condiciones particulares de la póliza
  • Exclusiones de las condiciones generales de la póliza

Créditos fotos: stockvault.net (K.Sparrow)

Deja tu respuesta