Seguros para Caso de Muerte


Los seguros de vida se clasifican según su cobertura, que puede ser para caso de muerte, caso de vida o mixtos. Para las personas que no están habituadas a la terminología del sector, al principio, puede resultar que no se entienda muy bien que un seguro de vida no sea para caso de muerte exclusivamente. Los seguros para caso de vida basan su riesgo en la supervivencia del asegurado y garantizan el pago de un capital o renta convenidas cuando finaliza el contrato y éste todavía vive. En cambio, para caso de muerte el pago de la suma previamente convenida se garantiza cuando fallece el asegurado o la persona designada en la póliza. En esta última variante encontramos diferentes tipos de seguros de riesgo:

  1. Seguro temporal con capital y prima constante.
  2. Seguro temporal a capital regularmente decreciente.
  3. Seguro de amortización o seguro de anualidades.
  4. Seguro temporal revalorizable.
  5. Seguro temporal anual renovable.

Estas cinco modalidades de seguro para caso de muerte carecen de valores garantizados donde se comprenden las operaciones de rescate, anticipo y reducción. Estos conceptos lo vimos en otro post sobre las operaciones de seguros de vida, donde quedó claro que aquellos seguros carentes de reserva matemática no podrían acceder a dichas operaciones.

1. Seguro temporal con capital y prima constante

En el seguro temporal con capital y prima constante se estipula que el asegurador cubre un determinado capital y que el tomador paga una determinada prima, manteniéndose ambos compromisos sin modificación durante toda la vigencia del contrato. En esta modalidad el capital y la prima no varían durante toda la duración del seguro.

La prima que paga el tomador es constante, lo que no significa que la prima de riesgo también lo sea: el asegurador calcula una prima media o prima nivelada correspondiente a toda la duración del contrato y es ésta la que se mantiene constante. La prima nivelada en los primeros años será superior a la prima de riesgo, produciéndose un excedente de prima o reserva matemática positiva, circunstancia que se invertirá a partir de un determinado momento, cuando la prima nivelada sea inferior a la prima de riesgo. Así pues, en un primer momento las reservas matemáticas son crecientes hasta que paulatinamente van decreciendo hasta anularse en la fecha de vencimiento.

¿Qué debes saber realmente de este seguro?

Es un seguro que pagas una prima durante un tiempo establecido en el contrato. Si no le ocurre nada al asegurado cuando finaliza el contrato, pues éste se extingue y ya está. La persona no percibirá nada porque no se ha dado la contingencia prevista (igual pasa en el seguro del hogar y en el del coche, por ejemplo, uno va pagando y si no pasa nada, entonces no percibe nada hasta que suceda un siniestro). En cambio, si el asegurado fallece durante la vigencia del contrato se pagará la cantidad establecida. Aquellas personas que deseen cancelar alguna deuda o cuyo fallecimiento pueda ocasionar serios problemas económicos a sus familiares o socios de empresa, el seguro temporal cubre esta necesidad.

2. Seguro temporal a capital regularmente decreciente

El capital asegurado decrece anualmente como resultado de dividir el capital inicial por el número de años de duración del seguro. La prima se mantiene constante, aunque su pago puede ser inferior a la duración del seguro para evitar reservas matemáticas negativas.

3. Seguro de Amortización

Es conocido también como seguro de anualidades, donde el pago de la prestación se conviene en forma de renta (y no en forma de capital como los anteriores seguros). Por este hecho, se trata de un seguro que garantiza el pago de una renta temporal desde el fallecimiento del asegurado hasta el vencimiento convenido de la duración del seguro, que normalmente se hace coincidir con la duración de un préstamo origen.

Este seguro de amortización NO termina con la muerte del asegurado, sino cuando el asegurador cumple con la obligación de la devolución total del préstamo. La duración del pago de primas suele cesar cinco años antes del vencimiento del seguro, o a la muerte del asegurado si ésta ocurre antes.

¿Qué debería saber sobre este tipo de seguro?

Este seguro de vida es el que utilizan los bancos para conceder hipotecas. Normalmente, suelen hacerlo a prima única calculando los capitales iniciales del préstamo bancario. Es decir, se aseguran que acabes pagando tu préstamo si el asegurado, propietario del piso, fallece. Así, el seguro va pagando una renta que coincide con la cuota que le tocaría pagar cada mes al asegurado hasta que finalice el pago. Existen cosas que deberías saber ya que al pagarse como prima única, el banco durante tantos años puede haber obtenido beneficios debidos a las fluctuaciones del interés. Estos beneficios pueden ser reclamados por el tomador del seguro. Y como no todo el mundo reclama lo que es suyo, sería conveniente distribuir la prima y no hacerlo única (un solo pago). Hay que pensar que a medida que las personas van cancelando hipoteca, los capitales del hogar bajan y, consecuentemente, la prima también lo hace.

¿Por qué el beneficiario en el seguro de préstamo en una hipoteca es el propio Banco?

Mucha gente pregunta la razón de que el banco se nombre a sí mismo el beneficiario de la póliza de vida del tomador hipotecado. Lo primero que nos hace pensar que, bajo la potestad concedida como tomador, modificar el contrato y designar a otra persona o familiar como beneficiario, y que en caso de muerte, el dinero lo perciba directamente la persona y pague al banco acreedor la deuda exigida.

El inconveniente es que en el momento de percibir tal cantidad, el beneficiario deberá tributar por el impuesto de sucesiones o donaciones y percibirá menos de lo esperado. En cambio, si el beneficiario es el Banco no tributará ningún familiar y la deuda será pagada, ya que al fin y al cabo, esa es la finalidad de este seguro.

4. Seguro temporal revalorizable

La prima y el capital se revalorizan en un determinado porcentaje anual, bien con una progresión de tipo aritmético sobre el primer capital (capital inicial) o en progresión geométrica sobre el capital anterior. También se pueden revalorizar con arreglo a la evolución del IPC. El resultado final de este tipo de seguro es que se percibirán unos capitales mayores a los convenidos inicialmente.

5. Seguro temporal anual renovable

En este tipo de seguro, que no posee reserva matemática, las primas que se pagan aumentan en cada anualidad en función de la edad del asegurado. El tomador tiene la facultad de renovar el seguro al vencimiento de la anualidad sin necesidad de someterse a ninguna prueba médica adicional de las que se hiciera al inicio del seguro.

El inconveniente que puede tener es que al aumentar las primas con la edad, el asegurado que esté sano se encontrará con precios altos para mantener el seguro, y si ya no mantiene a sus hijos, verá innecesario pagar tanto, por lo que puede conducir a un proceso de baja para la compañía aseguradora.

En cambio, los asegurados que tengan problemas de salud se quedarán con este tipo de seguro a pesar del alto precio, pues corren el riesgo de pagar más en otra compañía o, el peor de los casos, no ser seleccionados por el riesgo que conllevan. Este es el motivo principal por la que muchas compañías aseguradoras limitan la permanencia para edades que superan los 65 años.

Este seguro, que puede adoptar varios nombres comerciales, es el más utilizado por las entidades bancarias o de crédito en la concesión de préstamos.

¿Qué es lo que hacen los bancos y otras entidades con el seguro anual renovable?

Las entidades se garantizan la recuperación del importe de la deuda pendiente de amortizar en el momento del fallecimiento del asegurado. Es más, ante la firma por ejemplo de una hipoteca, se designa a la propia entidad de crédito como beneficiaria del seguro hasta dicho importe. En teoría, sus herederos quedarán liberados de la deuda que pueda generar dicho préstamo.

Sin respuestas

Deja tu respuesta